Seleccionar página

Cerrajeros Urgentes
En cuestiones de seguridad no podemos entrar en dilaciones, cada asunto que en nuestro hogar nos coloque en situación de riesgo debe ser atendido de forma inmediata para poder solventarlo y así poder restablecer enteramente nuestros parámetros de seguridad, volviendo a sentirnos plenamente confiados.
Esto te lo indicamos, porque en muchas ocasiones puedes comenzar a evidenciar rasgos de vulneración en tus puertas y optas por no hacerle caso lo que puede ocasionarte graves problemas a futuro como la pérdida de tus objetos de valor o situaciones de riesgo para tus familiares.
En el caso de las puertas, debes estar muy atento a:
Pequeñas rasgaduras que se evidenciarán en el marco de la puerta, o bien de forma cercana a la cerradura, estas son indicativos de que la puerta ha tratado de ser violentada.
Cuando la puerta comienza a aflojarse y observas pequeños hundidos cerca del marco y con proximidad a las bisagras, esto es un fuerte indicativo de que han pretendido derrumbar la puerta por un fuerte impacto.
Cuando la llave comienza a presentar problemas para abrir, esto es una señal de que el cilindro han tratado de retirarlo.
Estas son algunos de los signos más evidentes de que la seguridad de tus puertas, ha sido vulnerada lo cual debes de constatar haciendo revisiones pertinentes de forma regular y proceder a solventar la situación con extrema prontitud, es por ello que hoy te traemos una recomendación muy especial.
Actívate ante las señales de forzaduras, es hora de cambiar el cilindro.
El cilindro, es uno de los elementos que mayor seguridad puede aportarnos ya que este es el eje fundamental de la puerta, porque es el medio de ingreso de la llave, una de las recomendaciones fundamentales es el cambio del mismo de forma constante para así poder evitar que este llegue a ser vulnerado.
De aquí que debes de cambiarlo, para proceder a ello vas a requerir de:
Un martillo, el cual te será útil en el caso de brindarle pequeños golpes y poder así retirarlo con gran facilidad.
Destornillador, para retirar los tornillos de la cerradura con la finalidad de que se pueda cambiar.
Ahora bien, el proceso para cambiar el cilindro es muy sencillo, lo primero que debes realizar es asear el área, recuerda que debes trabajar sobre la puerta limpia para así poder facilitarte todo el trabajo.
Posteriormente, sigue con retirar los tornillos de la cerradura, si esto te cuesta mucho al principio, tranquilo lo que debes hacer es colocar el destornillador con la presión suficiente sobre el mismo y girarlo, este es un trabajo del cual deberás armarte de mucha paciencia, pero con la fuerza y presión debida lograras doblegar el tornillo, en todo caso cuando este comience a asomar la cabeza, es conveniente pasarle un cuchillo de mantequilla y hacerle un poco de fuerza hacia el exterior, esto permitirá que se afloje un poco más.
Cuando logres retirar todos los tornillos, procede a abrir la puerta con la misma llave, luego procura retirar el cilindro con mucho cuidado, para esto puede ser necesario que lo empujes un poco con un trozo de madera, o en caso de que este muy ajustado es menester que le propicies unos golpes certeros con el martillo, cuando te indicamos golpes certeros, es con el fin de que solo le des al cilindro, y no al resto de la cerradura ya que puedas dañarla.
Una vez retirado, procede a introducir el nuevo cilindro, y luego continua con la instalación, ajustas con los nuevos tornillos, y listo procede a disfrutar de la puerta en su totalidad.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies